Devocional Diario

Febrero 20, 2017

Árbol de Río

Era un árbol envidiable. Por haber crecido en un terreno junto al río, no tenía que preocuparse por el pronóstico del tiempo, las tórridas temperaturas ni un futuro incierto. Nutrido y refrescado por el río, pasaba sus días elevando las ramas hacia el sol, sosteniendo la tierra con sus raíces, purificando el aire con sus hojas y brindando sombra a todos los que necesitaban refugiarse del calor.

A manera de contraste, el profeta Jeremías se refirió a una retama (Jeremías 17:6). Cuando cesaban las lluvias y el sol estival resecaba la tierra, el arbusto se marchitaba y no podía dar sombra ni fruto a nadie.

Por qué compara el profeta un árbol floreciente con un arbusto reseco? Quería que su pueblo recordara lo sucedido desde el rescate milagroso de los campos de esclavitud en Egipto. Durante 40 años en el desierto, había vivido como un árbol plantado junto a un río (2:4-6), pero la prosperidad de la tierra prometida les había hecho olvidar su propia historia, y depender de sí mismos y de dioses fabricados por ellos; al punto de querer volver a Egipto (42:14).

Por eso, a través de Jeremías, Dios exhortó con amor a los olvidadizos Israelitas, y también nos exhorta a confiar en El y ser como el árbol…no como la retama.

Señor, ayúdame a recordar tus bendiciones del pasado.

Recordemos en los buenos tiempos lo que aprendimos durante los días difíciles.

Lectura: Jeremías 17:5-10